Comentario de Javier Corripio, de la Universidad de Innsbruck (Austria) sobre la viabilidad del proyecto de teleferico en la Sierra Nevada. Publicado en IDEAL (Granada) el 01/07/07

Soy esquiador asiduo, y aunque prefiero subir con pieles por sitios poco transitados, también frecuento las pistas de esquí, tanto en Sierra Nevada, donde aprendí a esquiar, como en el Tirol, donde resido. Por eso conozco el modelo de teleférico que se quiere construir de Granada a Sierra Nevada. Hay uno igual en Kitzbuhel y parecidos en St. Anton am Alberg, un lugar al que voy asiduamente. Le puedo garantizar sin ningún tipo de duda que un viaje de 40 minutos en la Doppelmayr S3 es una experiencia inolvidable. Tanto que nadie en su sano juicio estaría dispuesto a repetirla aunque le pagaran, mucho menos previo desembolso de 27 euros.
Gráfico del recorrido del teleférico a Sierra Nevada. Diario Granada Hoy

Espero que el informe de viabilidad del teleférico sea público, ya que tengo una enorme curiosidad por conocer los actos de creatividad financiera que lo hacen tan atractivo. Suponiendo el caso sin precedentes en el que el proyecto cueste lo estipulado (150 millones de euros), veamos cuándo se amortizaría.


No hay estadísticas publicas sobre afluencia media de esquiadores a las pistas, pero asumiendo con cierta generosidad que se parecen a los del Tirol y otras regiones de máxima afluencia en los Alpes, tendríamos unos 6.300 esquiadores por Km. de pista, o algo más de medio millón de esquiadores anuales. Si ‘todos’ estos esquiadores usaran el teleférico a un beneficio del 100% por billete se tardarían once años en amortizar la inversión inicial. Si aceptamos muy generosamente que ‘todos’ los esquiadores suben en teleférico pero con solo un 30% de beneficio, se tardarían más de 30 años en amortizar la inversión, un tiempo que es superior a la vida del teleférico y que por lo tanto lo hacen inviable. Si algún ente privado esta dispuesto a esta inversión, allá ellos, lo inaceptable es que se tire dinero público a una inversión en la que la más elemental aritmética contable demuestra que no es factible. ¿O es que sobran presupuestos en Granada? Ahora bien seamos realistas, el teleférico no está diseñado para llevar equipaje, así que habría que descontar los esquiadores que fueran a pernoctar a la Sierra. Un vehículo privado costaría 14 euros ida y vuelta más 11 de aparcamiento, casi lo mismo que el teleférico, con la diferencia de que si lo usan 4 pasajeros el ahorro es del 75% y el tiempo de subida prácticamente la mitad. Esto suponiendo que el ayuntamiento facilite aparcamientos gratis en Granada.

Me pregunto ¿cuál es la estrategia de venta de un transporte el doble de lento y cuatro veces más caro? Y ¿que pasó de aquel hermoso tranvía de la Sierra, cuya recuperación podría ser una alternativa viable?

En resumen, sin ni siquiera evaluar el impacto ambiental, sin deducir la pérdida de beneficios derivada de la polución visual en valles circundantes y sin tener en cuenta los costes de mantenimiento, no hay más remedio que echar muchos polvos mágicos al caldero económico de este proyecto para disfrazarlo de rentable. Debe ser muy lucrativo ser mago estos días y por estas comarcas.

Étiquettes : ,
Répondre

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>