« Es vital conseguir autonomía en la gestión », advierte Sixte Cambra | « Sin conexiones ferroviarias la competitividad es muy difícil », dice el presidente de la APB

Son casi 500 empresas, que mueven 1.925 millones de euros, emplean a 32.000 trabajadores y canalizan mercancías por un importe superior a los 50.000 millones. Para Sixte Cambra, presidente de la Autoritat Portuària de Barcelona (APB), los datos revelan que el Port es uno de los grandes activos de la economía catalana, pero también un gran desconocido. Por este motivo, se propone « sensibilizar a los agentes sociales y a la sociedad civil sobre la importancia de conseguir una autonomía en la gestión para asegurar la competitividad futura ».pages_logo2

Cambra no puede evitar hacer comparaciones con el aeropuerto, que sí que motivó un gran acto de apoyo social hace ya cuatro años en el Iese. « El nivel de autonomía de la gestión de los puertos no es muy diferente del del sistema aeroportuario », argumenta Cambra. « En los llamados pactos del Majestic se acordó que la Generalitat nombraría al presidente del Port. Y así se hace. Pero permanentemente hay que pactar cualquier decisión comercial o de inversiones con Puertos del Estado, con un sistema que a veces resulta muy lento », añade. El problema se ha agravado con los últimos cambios en la ley de Puertos, que apenas dejan margen para fijar tarifas diferenciadas.

La reivindicación de más apoyo social cobra ahora mayor relevancia si cabe debido a la paralización del plan de accesos al puerto que debía llevar a cabo el Ministerio de Fomento. Un jarro de agua fría que compromete la eficacia de la gran ampliación portuaria, en la que en los últimos diez años se han invertido 3.000 millones de euros, la mitad con aportaciones públicas y el resto a cargo del sector privado. « No podemos seguir invirtiendo más hasta que estén listos los accesos », se lamenta Cambra, muy molesto, además, por el rechazo del Ministerio de Fomento a buscar una fórmula de financiación público- privada. Según explica, las infraestructuras paradas son básicamente dos: conexión ferroviaria con ancho de vía europeo para dar salida a las mercancías hacia Francia; y nuevas vías de circulación en la nueva terminal del muelle de El Prat. Son, en definitiva, unos 470 millones de euros.

« El Port está culminando una inversión para duplicar su movimiento de mercancías con una estrategia y unas expectativas de llegar a los 4,5 millones de TEUs (carga de contenedores) », señala el presidente de la APB. Porque el objetivo ya no es sólo situar a Barcelona como el primer puerto del Mediterráneo, sino disputar la primacía a Rotterdam y a otros grandes puertos del norte de Europa. El que domine el comercio con Asia ganará la batalla. Sixte Cambra considera que Barcelona tiene muchos puntos a favor. Sobre todo la posibilidad de « hacer una oferta integrada entre puerto, aeropuerto y Consorci de la Zona Franca. Son 1.500 hectáreas propiedad de entes públicos, que deberían ser gestionadas con unidad de criterio ».

« Pero sin conexiones ferroviarias la competitividad es difícil », insiste tras recordar que el tráfico de mercancías que sale y entra del puerto por tren apenas era del 3% en el 2008, este año se llegará al 10% y el objetivo es alcanzar el 25% en el 2020. « En el norte de Europa ya están ahora por encima del 20% ».

La gran inversión que ha llevado a cabo el puerto tiene como proyecto estrella la construcción del muelle Prat, que está llevando a cabo el grupo de Hong Kong Hutchinson (propietario de Tercat). Y, por otra parte, el muelle de la Energia, con los proyectos de ampliación anunciados por la joint venture Meroil-Lukoil y por la empresa catalana Tradebe. « Podemos convertirnos en el hub (enlace) petrolífero más importante del mediterráneo », concluye Cambra.

Répondre

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>