Empresas para las ciudades del mañana

EL PAIS 20/11/2016

La necesidad de paliar la contaminación, los atascos y el despilfarro de energía, entre otros problemas urbanos, impulsa un nuevo tejido empresarial en España

1479402202_530096_1479402219_noticia_normalVivimos en tiempos “inteligentes”. El dichoso adjetivo se ha hecho omnipresente en toda clase de productos y servicios, desde aviones a cepillos de dientes. Las ciudades, por supuesto, no podían dejar de ser “inteligentes”, “smart” en inglés, y desde hace unos años, las smart cities saltan como setas. En octubre, tras incorporarse Las Rozas (Madrid), Roquetas de Mar (Almería) y Talavera de la Reina (Toledo), 79 Ayuntamientos forman parte de la Red Española de Ciudades Inteligentes. En términos absolutos, España está en la vanguardia entre los países europeos, y en una posición de privilegio para lograr las economías de escala necesarias para el desarrollo de un incipiente sector industrial y de servicios.

“Hemos tomado un papel de liderazgo indudable en el concepto de ciudad inteligente y en la cadena de valor en torno al ecosistema urbano”, considera Luis Muñoz, catedrático del grupo de Ingeniería Telemática de la Universidad de Cantabria y una de las mentes detrás del proyecto de smart city de Santander, uno de los más avanzados del país. “La industria ha tenido que responder y lo ha hecho de forma bastante óptima con respecto a su competencia internacional”. “Es difícil a día de hoy encontrar una ciudad en España que no esté acometiendo o tenga previsto acometer algún proyecto”, confirman desde Telefónica, que apunta a las distintas áreas de negocio que se empiezan a beneficiar: “Fabricantes de sensores, desarrolladores de sistemas, proveedores de plataformas horizontales y centros de control y de conectividad, empresas instaladoras, prestadores de servicios urbanos y empresas de consultoría que participan en la generación de los planes estratégicos” (…).

 

A propos admin

Nicolas ROGIER (IAE, Saint-Cyr, Auditeur IHEDN) : fort d'une expérience de 25 ans à des fonctions de management opérationnelle dans plusieurs sociétés, en France et à l'étranger, il se passionne pour les enjeux du Développement durable et plus spécifiquement de la maîtrise des impacts. Il créé à Marseille en 2008 son propre cabinet, Garrulus Consulting, dont les activités sont essentiellement orientées autour des problématiques de déplacements, des transports et des risques. Il développe ses activités sur plusieurs pays du bassin méditerranéen et également en Europe orientale.
Ce contenu a été publié dans Déplacements, Développement Durable, Emissions CO2, En castellano, Environnement, Innovation, Intermodalité, Logistique urbaine, Méditerranée, Pollution, Risques, RSE, Sécurité, Transports. Vous pouvez le mettre en favoris avec ce permalien.

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *